Cómo usar de manera correcta las mascarillas para evitar el contagio por coronavirus

La transmisión del coronavirus se da fundamentalmente por las gotas que expulsan los infectados al toser o estornudar y por contacto con las superficies que reciben las gotas. Cuando las gotas son inferiores a 5 micras se consideran núcleos de gotas y en ese caso su transmisión se hace posible a través del aire.

Los núcleos de gotas se producen en entornos muy concretos, como hospitales. Son posibles cuando se realiza intubaciones endotraqueales, la ventilación manual previa a la intubación, traqueotomía, etc. Cuando se presentan síntomas leves de coronavirus COVID-19 se desaconseja acudir presencialmente al hospital puesto que la carga viral aumentaría.

Las gotas de entre 5 y 10 micras son demasiado pesadas y caen rápidamente. De este modo, las superficies se impregnan con partículas del coronavirus. Un estudio realizado para The New England Journal of Medicine demostró que el virus sobrevive hasta 72 horas sobre plástico o acero inoxidable, aunque su carga viral vaya decreciendo con el tiempo. En el cartón dura un día y en el cobre tan solo unas horas.

El virus viaja a través de las gotas expulsadas a la hora de estornudar y toser, sin embargo, no todas quedan suspendidas en el aire

Debido a que el contagio es posible a través de personas asintomáticas o por superficies contaminadas es imprescindible mantener una buena higiene de las manos -empleando agua con jabón y geles hidroalcohólicos – y tomar medidas de prevención tales como estornudar o toser en el codo y cuando se presenta síntomas emplear mascarilla y guantes incluso en el hogar.

La controversia entorno a las mascarillas

Mientras que en los países golpeados por el Covid-19 en Asia asumieron el uso de las mascarillas desde el comienzo, en Europa no es una práctica generalizada. El vicepresidente de la Cruz Roja China, Yang Huichuan, viajó a Italia recientemente y se escandalizó por la escasa extensión de la medida.

La problemática de las mascarillas en Occidente gira en torno a varios factores, y el primero de ellos es la escasez y resulta difícil saber dónde comprar mascarillas. También cabe destacar que aquí se consideran imprescindibles para los profesionales de la salud que deben emplear las mascarillas con filtro FFP2 o FFP3 que previenen el contagio propio.

El resto de la gente puede emplear mascarillas quirúrgicas normales. Estas mascarillas de algodón solo frenan las partículas que se expulsan por la boca y la nariz, de modo que se reduce el peligro de contagiar a alguien si somos asintomáticos. Las personas diagnosticadas o que sospechan que puedan tener el coronavirus también deben usar las mascarillas, incluso dentro del domicilio.

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para el uso de mascarillas

La OMS al respecto de su uso da las siguientes recomendaciones:

  • Si estás sano, usa mascarilla para atender a quien sospeches que pueda estar infectado.
  • Lleva también mascarilla si tienes tos o estornudos.
  • Las mascarillas solo son eficaces si se combinan con el lavado frecuente de manos con una solución hidroalcohólica o con agua y jabón.
  • Si necesitas llevar una mascarilla, aprende a usarla y retirarla correctamente.

En los países occidentales el uso de mascarillas no era frecuente antes de la pandemia, motivo por el que es necesario aprender a ponerlas. Las mascarillas contra el coronavirus, empleadas de un modo inadecuado, pueden propagar más la enfermedad. La OMS da las siguientes instrucciones para el uso de mascarillas para el COVID-19:

  • Antes de ponértela, lávate las manos con agua y jabón o con desinfectant.
  • Asegúrate de que la mascarilla cubre la boca y la nariz y de que no hay espacios libres.
  • Evita tocar la mascarilla y si sucede procede a lavarte y desinfectarte las manos.
  • Cambia la mascarilla cuando esté húmeda y no reutilices las que sean de un solo uso.
  • Quítatela por detrás, deséchala en un recipiente cerrado y desinfecta tus manos.

Los guantes también tienen un proceso concreto para quitarlos sin peligro de contaminación, es el siguiente:

  • Quítate el primer guante lejos de tu cuerpo.
  • Para eliminar el segundo, mete los dedos ya sin guante dentro del segundo guante y no tocar nunca la parte exterior.
  • Retira los guantes en un lugar seguro.
  • Lávate las manos con agua y jabón nada más quitarte los guantes.
  • No utilices dos veces los guantes desechables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *